Perdida


 

Mentalmente frustrada por su discurrir en la vida, Verónica siempre pensaba que algo le faltaba para ser feliz. Sin embargo, y por mucho que lo pensaba nunca lograba saber lo que era pues cuando se posee un buen trabajo y una familia maravillosamente perfecta nada se debería ansiar. Su aparentemente perfecta vida le hacía sentirse atada a su presente, construido no sin esfuerzo. Fantaseaba con frecuencia con una nueva vida partiendo de cero sin los vínculos que ahora dictaban su futuro.
 
Tras unos meses pensándolo, una mañana encontró el valor suficiente para alejarse de su casa con paso firme hacia un destino desconocido. Lo que en un principio le provocaba un gran peso de conciencia con el transcurrir de sus pasos enseguida se convirtió en alivio. Ahora al fin estaba ella sola, el mundo y el resto de su vida. Todo al alcance de su solo deseo.
 
Tras caminar por una senda que se alejaba de su pueblo, se introdujo en un pequeño bosque de viejos y altos árboles. El bosque le generaba sensación de libertad y por ello se dejó envolver por el olor a hojas húmedas. La niebla bajaba entre las copas de los árboles cual liviana sábana hasta que tras unos minutos sintió como que caminaba sobre una nube mientras las difusas siluetas de los árboles parecían alargadas e inmóviles ánimas que la observaban pasar. Las saludaba con una sonrisa pues ahora era propietaria de su propia vida y podía decidir sin pensar en las consecuencias.
 
Sin embargo, tras unas horas caminando, comenzó a pensar que a nadie importaba su existencia y que la vida avanzaba a su alrededor sin que su presencia afectase al resto del universo. Se detuvo y escuchó el silencio. Y se sintió sola. Tan sola como nunca se había sentido. Por ello con unos dubitantes pasos decidió dar la vuelta. La niebla se había hecho espesa y convertía el paisaje en una infinita sucesión de alargados y grisáceos árboles tras los que se establecía un blanco y borroso horizonte. Caminó en una dirección, luego en otra, pero una vez tras otra pensó que no era el sendero correcto. Lo que al principio era un caminar organizado se tornó una asustada carrera para salir del maldito bosque, pero era demasiado tarde. Cual húmedo guante blanco, la mano nebulosa se había hecho poseedora de Verónica. Nada podría dejarla salir. Lentamente detuvo sus pasos y desconsolada comenzó a llorar. Nunca se había sentido tan perdida y, sobre todo, tan desmotivada a seguir. En la base de un árbol se sentó y acurrucada esperó caer la noche.
 
En plena oscuridad el sonido de una respiración la hizo despertar. Antes de incorporarse comprobó que no era la suya propia, así que abrió los ojos asustada. Junto a ella estaba la cabeza de su amado que plácidamente dormía. Miró a su alrededor y el manto blanco la seguía envolviendo, pero en este caso era cálido y suave. Con las manos palpó las sábanas de su propia cama. En un segundo dedujo que todo había sido un sueño y con fuerza se apretó contra el cuerpo que la acompañaba y que seguía su rítmico respirar. Miró con interés y enorme cariño la inocencia de la cara de su hombre y se dejó dormir.
 
“La monotonía de una cómoda vida a veces no nos permite disfrutarla y genera insatisfacción por no tener nuevas metas que alcanzar. Dejarlo todo atrás conlleva el riesgo de perder lo que en realidad más amamos. Pero cada uno debe decidir”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a Perdida

  1. Rosella dijo:

    Wowowowowowoowow… sabes qué? ayer ví una película que toca el tema de tu historia… la monotonía de una cómoda vida (problemas de pareja y crisis personal)… se me hizo un drama muy largo, sin embargo a lo largo del discurrir de la historia voy cayendo en cuenta que a pesar de que los personajes quieren huir de esa vida y buscar algo más atractivo que los saqué de esa monotonía el problema sigue con ellos… y eso tú lo has plasmado correctamente en tu relato… Verónica al irse lejos no acaba con el problema, se lo lleva consigo y el meollo está en que al querer regresar se encuentra en una encrucijada espesa… a cualquiera asustaría una situación así… estoy convencida que ante panoramas así hay otras salidas, el huir no es la respuesta… como siempre un hermoso relato, lleno de sabiduría y reflexión.Un beso de aquí pa\’ lla.

  2. ÁNGELA C. dijo:

    Ciertamente mi querido amigo, la monotonía muchas veces nos asfixia y nos hace sentir que nuestra vida no tiene sentido. Con tu relato, maravillosamente escrito como todos los anteriores, me has hecho pensar en la necesidad de agradecer lo que tenemos. Tanto las cosas materiales como nuestros afectos. Agradecer, ser feliz con lo que nos toca no con lo que nos falta hace que la vida huela a primavera o verano en la playa como a ti te gusta.Gracias por recordármelo. Un abrazote eres maravilloso.TQM. y TE ADMIRO.

  3. © VєŠî ☜ dijo:

    Siempre me sorprendes Deivi, a veces creo yo, necesitamos esa silencio y esa soledad para pensar y darnos cuenta de lo que tenemos…y tambien como nos gustaria que fuera nuestra vida, aun sabiendo de todo lo que tenemos…Besos… tomando un cafecito bien calentito en esta mañana fria, fria, muacccckkkkkkkkkkk con ccariño…

  4. Dario Fernando dijo:

    A veces sucede, a veces es necesario, otras solo invento y fasinación por el cambio.Yo no presiso dejar atras a nadie para hacer las cosas de nuevo, por suerte, mi angel me acompaña en gran parte de mis desiciones, y las que no, no me las prohibe.

  5. A dijo:

    Sí, cada uno debe decidir y equivocarse.Se me ocurre decir que las cosas no cambian por estar en otro lugar.Las cosas las lleva uno consigo vaya donde vaya. El cambio debe ser desde dentrode nosotros.Un besitoÄfrica

  6. Yelixa dijo:

    Hola David, que aleccionador relato, me gusta, y aunque muchas veces queramos otorgar esa historia a otros, es muy difícil si sucede a una, hay que tener muchas herramientas para salir no solo del bosque….

  7. Nicol dijo:

    como dice sheakspeare…si respiro existo………Nicol

  8. ѕαнια dijo:

    Antes que nada.. esa foto me encantó!! Supongo que es obra tuya verdad?? Preciosa!Asi como también es enorme este escrito.. por lo que lleva y significa para mi y seguramente para muchos mas.A veces cambiamos de camino… en busca de algo mejor, pero lo mejor ya lo tuvimos, lo tenemos y lo dejamos… ambición? No lo se.. pero sucede. Por cierto.. acepetaré esa cápsula de cariño en mi autismo =PUn beso sabor a uvas congeladas!

  9. Normis dijo:

    ES CIERTO , CADA UNO DEBE DECIDIR , PERO CREO QUE CORRER EL RIESGO Y LUCHAR POR NUESTROS SUEÑOS ES COMO VIVIREMOS LA VIDA INTENSAMENTE ……… UN ABRAZO INMENSO DE MI ARGENTINA , QUE TENGAS BONITA SEMANA

  10. Amanda dijo:

    Me ha recordado a la película "Hacia rutas salvajes". Pero…¿y el término medio entre arriesgar y conformarse?, creo que hay muchos más grises intermedios.

  11. He... xD dijo:

    Siempre falta algo para ser feliz. Por eso hay q fijarse en las pequeñas cosas buenas q nos da la vida y muchas veces cuesta verlas.Sigo sin q me salgan las actualizaciones de tu blog :-(Un beso

  12. Rominna dijo:

    Podemos tenerlo todo pero ni aun asi estamos complemtamente felices…siempre estamos buscando y esperando ese algo que nos modifique y altere nuestro estilo de vida…quiza para darnos cuenta que lo que tenemos nos importa. Muchas veces nos sucede que por mirar hacia el lado equivocado podemos llegar a perder lo que mas vale en nuestra vida.

  13. María dijo:

    Qué cierto es lo que dices!!! Pero a veces es muy difícil decidir ya que no hay manera de saber cual es la respuesta adecuada… y tal vez no haya oportunidad de rectificar… en fin!!! Dejemoslo en que cada uno debe andar su camino y que lo que uno decida es lo que debe ser…Un abrazo enorme!!! Cuídate!!!Mai.

  14. ✞ţђιֆђศ ✞ dijo:

    Hola David,que cálida historia a pesar de la niebla…tantas veces descuidamos lo que a nuestro lado poseemos y tantas otras somos descuidados es así que en sueños vamos donde queremos con quien queremos.Saber valorar lo que nos hemos ganado con esfuerzo o lo que ganamos al azar porque muchas veces las cosas y la gente buena viene hacia nosotros sola ,sin que la hayamos buscado. Me gusto mucho tu relato gracias por compartirlo.Un beso cibernetico para ti.

  15. ShaO dijo:

    Si el hombre (como raza) no quisiese descubrir que hay detrás de la montaña dejaría de ser hombre pero muchas veces olvida también que existen los precipicios. En fin que la vida tiene muchos caminos y cada cual toma el que consera mejor para llegar a donde quiere llegar. Como siempre tus letras si que llegan siempre a buen puerto… Una mochila de besotes para el camino

  16. x-tina dijo:

    holaaa!cmo estas cuanto tiempo?espero ke ke cn energias nuevas cuantos viajas!ke envidia!un besitooo!.

  17. □■ marien dijo:

    Bueno me he quedado sin palabras .. David.En ocasiones no valoramos lo que tenemos hasta que lo llegamos a perder, siendo resultadado de esa monotonia que dices.Saludos!!!

  18. Vero dijo:

    Guau!!!! excelente escrito……. ¿quien no ha transitado por esos parajes que describes?…. cuantas veces me he sentido "perdida" buscando justamente lo que tenía junto a mí…… Me fascinó el modo en que lo plasmaste… Saludos

  19. JImena dijo:

    A veces para poder encontrarse, hay que perderse.Verónica vivió un sueño con final feliz, así debería ser siempre.Me ha gustado mucho tu relato, he caminado junto a Verónica por ese misterioso bosque encantado.Feliz semana.

  20. Anika dijo:

    Hola David!!!estoy bien y quería pasar por tú historia que me ha encantado, como siempre y que me ha hecho pensar y reflexionar.Ya que me siento un poco Verónica y yo aún sigo en el bosque.A ver si hablamos pronto.Un abrazo.Ya que yo me siento un poco veróni

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s